miércoles, 16 de abril de 2008

DEPRESIÓN

En política, no hay nadie que la ejerza pensando en el prójimo más que en si mismo, amén de escuchar atentamente los dictados de los gobernantes, los que tienen poder real (el gran hermano/s) sino:

¿Por qué la justicia es cara, lenta y parcial? ¿Por qué en economía se favorece siempre a quien más tiene? ¿Por qué la cultura y la educación siempre están en precario?

La sanidad mejora, pero la privada (de pago) es mejor, más cómoda y más rápida. Y el ejercito ... ¿Para qué sirve el ejercito sino para amedrentar al pueblo?

La religión, el clero, está al lado del poder, lo defiende y hasta entra en política por y para él. Los púlpitos son altavoces del capital y represores públicos de la ética y moral que no convenga al neoliberalismo. Luego ... amén y que nos den ...

La depresión será la enfermedad más común en poco tiempo.