miércoles, 3 de junio de 2009

Elecciones Europeas

Deberíamos elegir los representantes españoles en la Comunitaria Europa, a gusto del elector. Pero visto donde tenemos que elegir, es patético, o sea, que infunde dolor, tristeza y melancolía; ahí estoy sumido a estas alturas de la campaña.

Por qué desperdicia una oportunidad tan maravillosa la derecha española para mostrar sus conocimientos de Europa y su buen hacer en contra de la crisis desde ella (economistas dicen que solo se podrá arreglar desde Europa)

Es inconcebible que pierdan el tiempo metiendo la mano en la mierda nacional y sacudiéndola a diestra y siniestra, sin decir ni una palabra de como sacarían al país de esta crisis desde el único ámbito posible para ello. O no les importa o no lo saben, está meridianamente claro. En cambio agitar salvajemente esa mano emponzoñada, se les da de maravilla.

¿Y esta es la alternativa que tenemos en este país? Por eso estoy sumido en el dolor, porque me tratan como a un imbécil sin saber siquiera si lo soy; triste porque pretenden engañarme, solo hablan de España, para ser parlamentario en Europa y melancólico porque al parecer solo sabemos que Zapatero es malísimo, pero sin alternativa creible y eso hace que la tristeza dure y dure hasta convertirse en melancolía.

Por favor D. Mariano, no nos trate así a los obreros de derechas, si no, nos llevará al estadio, realmente, de tontos de los cojones y eso cabrea además de doler triste y melancólicamente.