jueves, 19 de enero de 2012

Vergüenza ajena

Montoro se erige en justiciero de los compañeros que no cumplan los Presupuestos, es decir, en lo que él y nosotros deberíamos habernos erigido contra los políticos manirrotos, cargos de confianza corruptos y autoridades en general que permitieron y permiten las tropelías del mercado financiero o no, aeropuertos sin aviones y demás burbujas que no demanda la sociedad española, sino el beneficio de cuatro determinados y concretos españoles.
¡Sr. Montoro! El sentido común no necesita regulación, sino políticos con él para llevarlo a cabo.
No sólo el poder político esta desnortado, el judicial da vergüenza ajena, similar a la sentida años ha, oyendo la propaganda fascista del golpista Franco, a modo de Nodos e intervenciones nefastas como la del difunto Fraga: La calle es mía.
El Poder Judicial, pretende amputarse un miembro "cogiéndosela con papel de fumar" y deja a su libre albedrío otros sentenciando estupideces que avergüenzan a cualquier ciudadano medianamente demócrata. Lo de Garzón no tiene nombre, es de una estulted que, lo dicho, avergüenza.

4 comentarios:

  1. Estamos en manos de cuarto hijos de pta

    ResponderEliminar
  2. Exactamente, lo de Garzón no tiene nombre, o si?. Cuando el Tribunal Supremo de tu país, a instancia del fiscal, te juzgue por haber dictador, presuntamente, una resolución injusta a sabiendas.... Si en vez de Garzón fuese un funcionario de a pie, se llamaría Prevaricación, en este caso... Veremos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No merece la pena seguirles en sus tropelias, cada vez se da uno cuenta que lo único que importa es la convivencia propia de los que te rodean y se quieren, del resto de "aventuras" que se queden con ellas y que las disfruten, que placer oir tanta mentira y falsedades, pensad que los idiotas son ellos, además es muy bueno reirse aumenta la felicidad.
    Saludos desde pucela

    ResponderEliminar
  4. Bueno, opiniones variadas y para gustos, que se agradecen.
    Salud,

    ResponderEliminar