viernes, 18 de enero de 2013

Comprar y votar es básico

¿Nos engañan cuando nos dicen que si suben los impuestos las empresas se van del país? Aunque seguro que no se van del mercado. Por la misma razón, si suben los salarios aún adaptándolos a la inflación, también se irán. Pero no comentan nada de la subida de precios de los productos en nuestro mercado, ni del beneficio empresarial, ni de la responsabilidad social empresarial, ni de la solidaridad social, ni de nada que nos convenga al pueblo trabajador.No les parece que esto huele a "chamusquina", a mentira pura y dura.

Ahora con esta recesión provocada por los propios dirigentes (oligarcas de este país y otros) vemos que no se venden, sino Ferraris, bolsos Vuitton y otros bienes exclusivos de ricos. Aunque  el consumo general cayó muchísimo... y ¿cuantas empresas marcharon? Las grandes, las pymes cierran, pero no marchan. Hay que tener muy claro que este país tiene un mercado de 40 millones de personas, que hasta ahora teníamos un nivel de vida y consumo razonable, e interesamos a muchos fabricantes nacionales y extranjeros. No caiga en el error, salvo algunas excepciones que las hay, de que vivimos por encima de nuestras posibilidades. Esto está arraigando gracias a que la mayoría de los medios de comunicación están a las órdenes de esa oligarquía dirigente, pero es simple y generalmente: Mentira.

Vivieron o mejor dicho, gobernaron por encima de sus posibilidades los esbirros de los oligarcas, es decir,  algunos políticos corruptos fundamentalmente, creo que éste es el coste más elevado de la crisis, junto con las burbujas financiera y de la construcción, mucho que ver también con la corrupción.

Usuario de Suzuki con los trabajadores de la fábrica de Gijón
Como decía, interesamos a algunos fabricantes, pero lo que tenemos que hacer es elegirlos. Sí, sí, elegirlos. Es decir, no comprar una moto Suzuki, porque se van de Gijón, a fabricar, quién sabe dónde. O mejor, comprar los productos de tu provincia, autonomía o nación, siempre y cuando la empresa sea razonable, es decir, atienda a los principios sociales básicos, no que persiga única y exclusivamente su máximo beneficio. Se que para hacer esto hace falta cultura o en esta situación, sentido común y basta.

Tendremos que aprender a comprar, además de a votar, porque otorgar mayoría absoluta a un partido que hace lo que le dictan desde Alemania, pues es tirar el voto, porque la soberanía del pueblo queda en manos de Merkel o sea de Rajoy, que no la utiliza, porque no quiere o no sabe o le interesa mucho lo que hace.

Tenemos que tener claro que somos además de consumidores, con mucho poder en grupo e individualmente unos mindunguis, también votantes, con las mismas prerrogativas, grandes en grupo y una minucia individualmente. ¡Espabilemos, home! y dese la próxima mayoría a quien se la merezca y compre a la pyme son sede en la nación, no a quien nos venda barato. Y dejemos de cultivar el individualismo, que nos llevará a ser esclavos, es más propicia para nosotros la cooperación, la colaboración y la unión, en definitiva. Hay que saber votar y comprar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario