jueves, 15 de agosto de 2013

La gran tormenta

Hemos de entender de una puñetera vez, que esa minoritaria oligarquía cada vez más rica hará, bien con el sistema financiero, bien con las fuentes energéticas, bien con los alimentos y con la imprescindible educación lo que sea, para que estemos a su disposición, a sus órdenes, seguramente a través de los impresentables políticos que elegimos inopinadamente o con engaño, o por los medios que sean, solo hay que leer Y ENTENDER las noticias.

No podremos luchar contra ella, sino con educación de verdad y con una información también de verdad: Necesitamos educadores y periodistas independientes, del pueblo, de verdad.

Si no pereceremos en esta gran tormenta, tan bien planeada por los oligarcas y sus numerosos esbirros, que comenzó hace 30 años más o menos, con la Thatcher y con Reagan a causa probablemente de la distensión que creó la caída del telón de acero.

Ahora llamadme profeta, please.