viernes, 30 de enero de 2015

Pensando en votar o ... gravitar

         
El Consejo de Economía Gallego llega a la coherente conclusión de que la corrupción lastra el crecimiento, en contra de aquellos resignados que piensan que todo gobierno tiene corrupción siempre y en todo tiempo, por lo que no la consideran una traba y conviven con ella como si tal cosa, más diría, foméntanla con su actitud.

La política económica que lleva a cabo Rajoy de recortes a las clases media y baja hace que la oligarquía sea cada vez más poderosa, para ella gobierna.

Estas dos causas hacen que la gente confíe cada vez más en Podemos como alternativa de poder, aunque no sepamos quienes son y se les exija personalmente, lo que no se exige a los políticos en ejercicio. La injusta persecución que sufren por la prensa de derechas (que es casi toda) es muestra del miedo que les tienen y como tal miedo, sin justificación para desprestigiarlos. Ejemplo: Comparen al ex-tesorero del PP, Sr. Bárcenas con Monedero y aunque fuera "Billetero" que aún no forma parte de ningún gobierno.

Se comportan inopinadamente, tanto PP cómo PSOE, como niños cabreados con su situación. Pierden la confianza del votante ellos mismos por sus tropelías y le echan la culpa a PODEMOS.

Bien es verdad que echo de menos el programa de Podemos y consecuentemente no se si votarles o no, aunque me apetezca sobre todo por despecho.

Creo que lo haría si su programa contuviera modificaciones de las leyes en el sentido de:
  • Fuera la ley D'hont
  • Listas abiertas en el Parlamento y Senado
  • Duración máxima de un cargo, cualquiera, 8 años (incluida la corona) y
  • Acción directa sobre los políticos que no cumplan su programa, es decir, que pueda echárseles.

Al que ponga estos puntos le voto, si no, ya veremos.