viernes, 23 de septiembre de 2016

El cambio es fácil en situación tan difícil

   El problema de Europa y de España es que no están gobernadas por el pueblo, lo están por los oligarcas, los ricos y poderosos, que detectamos en las empresas supranacionales y en los bancos, a los que, por cierto, les recomiendan fusionarse para tener más fuerza, más poder.

   Así las cosas, la solución a nuestros problemas es cambiar de gobernantes, para que los que hasta ahora lo hacen realmente no "corten el bacalao" y éste lo corte la opinión mayoritaria de los ciudadanos, aún de los deseducados ciudadanos españoles, que lo somos.

   Coja cualquier titular económico de cualquier periódico y verá que las medidas gubernamentales favorecen a quien menos lo necesita. Eche un vistazo a la actitud de las administraciones públicas y verá que persiguen a quien no deben y "puente de plata" para fácil huida, a los poderosos, sobre todo cuando se trata de la Seguridad Social y de Hacienda.

   ¿No está claro el cambio? Es que alguien necesita un mapa de la situación. Solo cambiemos nosotros y elijamos gobernantes que no estén a las ordenes de empresas supranacionales ni bancos y verán como nos va mucho mejor.

   Bien es cierto que los conservadores dicen que este cambio es el caos. ¿Qué caos? Más caos que los injustos recortes que sufrimos, por tan injusto rescate bancario.

   Hay que concluir que el cambio es bien fácil es nuestra actual situación, por una muy sencilla razón: No tenemos nada que perder y mucho que ganar. Aún en el peor de los casos no nos iría peor que ahora, es muy difícil.

Publicada en La Nueva España