jueves, 10 de abril de 2008

Señora Alcaldesa, tome medidas

El miércoles 16 de abril, poco después del mediodía, hube de realizar unos mandados, que no vienen al caso, en el Ayuntamiento de Gijón, concretamente en la "Pescadería" y fui transportado a mi juventud de minero, dentro de aquél atractivo recinto, encuadrado en el maravilloso paraje de la concha gijonesa. Sí, sí, la irrespirable atmósfera que hay en la planta baja (a la alta no subí) es similar a algún taller de explotación minera -rampa o rampla- como dicen allí "con mal aire". Cuando llevaba un rato esperando mi turno, por fin lo entendí todo. Al alzar la vista me topo con un reloj-termómetro que marca ¡24 ºC!, o 75,2 º Fahrenheit, que impresiona más. La publicidad institucional nos repite machaconamente que 20º C es la temperatura ideal en nuestra vivienda, que cada grado que ésta se incremente supone un gasto energético superfluo . Con cada grado que bajes la temperatura estarás ahorrando hasta un 6% de consumo energético en calefacción -web de greenpeace-. ¿Por qué lo que se nos demanda a los ciudadanos no lo cumple el Ayuntamiento de Gijón?, ¿O es que además de despilfarrar el presupuesto municipal y contribuir a acelerar las nefastas consecuencias del cambio climático pretenden acabar con la salud de trabajadores y ciudadanos que acuden a sus dependencias?", es horrible y si añadimos un viciado aire a respirar, lo dicho, teletransportado gratis a cualquier capa estrecha y mal ventilada de cualquier chamizo minero. ¡Por favor!