miércoles, 7 de octubre de 2009

Lección magistral desde alta tribuna

Es una burda maldad que desde una elevada e importante tribuna popular, se transmita al pueblo la idea de que hay que mostrar indiferencia ante la corrupción ¡Total unos trajes!

Qué aportaciones parlamentarias hará la oposición, si su líder recomienda indiferencia ante la corrupción.

Se pretende quizás inculcar al pueblo que la corrupción es imprescindible y que los mejores corruptos son ... ¡hombre!

Esta tropelía, inaceptable moral y éticamente, del líder de la oposición, debería en todo caso concluir rectificando, es decir, contándonos cuanto, cómo, donde y cuando ponen el "cazo". Otra actitud demostraría que, o bien nos toma a todos por tontos, o desea cerrar el circulo con apoyos (como los de Camps, al que todos aman, apoyan y admiran) y que todo quede entre cuatro jueces "amigos", algún policía (supongo que también "amigos") y la élite del PP.

Confio y deseo que algún juez y policía no lo permitan, en otro caso habrá que emigrar, aún en patera. ¡Menuda alternativa política!